L'Espace Mont-Blanc

Energías renovables

La reestructuración de la Casermetta forma parte de una serie de acciones concretas emprendidas por el Espace Mont-Blanc con la finalidad de favorecer el conocimiento del patrimonio natural y concientizar al público sobre el respeto del ambiente. Con esta óptica y para garantizar el abastecimiento energético de toda la estructura ha sido fundamental el uso de fuentes renovables que implican:

  • ausencia de emisiones de CO2;
  • ausencia de emisiones de óxidos de nitrógeno, azufre y material particulado;
  • menor necesidad de infraestructuras para el transporte de energía.

La energía limpia, necesaria para el funcionamiento de la estructura, es producida mediante:

  • micro central hidroeléctrica;
  • paneles solares térmicos;
  • paneles solares fotovoltaicos.

Micro central hidroeléctrica

Se trata de una central que aprovecha la energía del agua dirigida a una turbina. Gracias al empuje del agua, la turbina pone en movimiento un alternador que transforma el movimiento en energía eléctrica. El agua, una vez utilizada en la micro central, es restituida a su curso natural, ya que sus características físico-químicas no sufren ninguna transformación. Este sistema de producción puede ser utilizado solamente en algunos períodos del año, cuando hay suficiente agua en la vertiente de Dora di Vény. Por este motivo, la Casermetta está equipada con un sistema de abastecimiento energético mixto basado también en paneles solares.

Los paneles solares

La energía solar es la fuente más difundida sobre la faz de la tierra: renovable, disponible, gratuita y en cantidad superior a las necesidades energéticas de la población mundial. El uso de paneles solares tiene como consecuencia directa el ahorro de combustibles y de energía eléctrica que, en Italia, deriva en el 84% de los hidrocarburos. Los paneles solares permiten transformar los rayos del sol en energía, los cuales se clasifican en: térmicos y fotovoltaicos.

- En los paneles térmicos la energía capturada en el colector solar (panel) se transfiere en un fluido termovector (una mezcla de agua y anticongelante). Tal fluido llega al tanque de acumulación donde se produce el intercambio de calor con el agua contenida en el tanque. El agua caliente acumulada en el tanque puede alcanzar los 60-70° C y ser utilizada para uso sanitario o para calefaccionar el edificio.

- Los paneles fotovoltaicos permiten en cambio la conversión directa de la energía solar en electricidad. El nombre "fotovoltaico" expresa en sí mismo todo el significado del descubrimiento: "foto" deriva de luz, "voltaico" deriva de Alessandro Volta, inventor de la batería. El elemento base de un panel fotovoltaico es la "celda fotovoltaica": una pequeña placa de material semiconductor, generalmente silicio, que cuando recibe la radiación solar es capaz de producir energía eléctrica. Cuando la luz del sol llega a la celda, se crea una corriente eléctrica continua que es igual a la energía provista por una pila débil. Conectando oportunamente en serie y en paralelo varias celdas, se obtiene la tensión y la potencia necesarias para la instalación. La energía eléctrica producida normalmente es en corriente continua y a baja tensión que, para poder ser utilizada por los aparatos eléctricos, debe ser transformada en corriente alterna a 220 Voltios: esto se logra mediante el uso de un instrumento llamado "convertidor".